La excavación del castro de Alava por la Fundación Valdés-Salas ha permitido esclarecer el uso prerromano de los metales preciosos